Baba O’Riley, incatalogable

“Contextualicemonos en un futuro apocalíptico. La industrialización y todo lo que ha conllevado ha ocasionado una contaminación sin precedentes llevando a cambios de vida drásticos en la sociedad.

Gran Bretaña. prácticamente es imposible sobrevivir, al menos en las grandes ciudades. Todo es creado de forma artificial comida, oxígeno, sol, etc. La gente utiliza una especie de trajes, que de manera artificial, les simulan todo un gran abanico de experiencias electricas y quimicas en su cerebro: placeres y entretenimientos para poder aguantar su vida. Estos trajes están conectados entre sí, y a su vez todos conectados a una computadora central formando así una red mundial conocida como Grid, como internet a día de hoy digamos. Esta red la controla un dictador autoritario el cual es conocido como Jumbo. Todo el mundo estará bien sosegadito mientras el gobierno quiera. Pinta mal ya de primeras.

Ray y Sally vivien en una granja en un pueblecito escocés. Por fortuna la contaminación nunca llegó a alcanzarles de forma muy severa, por lo que su vida se basa a la agricultura y ganadería. Se empiezan a escuchar rumores de una sitio llamado Lifehouse, en donde se va a hacer un concierto de un tal Bobby, de manera que su hija, Mary, se fuga de casa para acudir a este concierto.

Pero… que representaba realmente este concierto? Pues esto había sido conllevado por Bobby, que podría catalogarse como la mítica figura revolucionaria de la época. Uno de estos tipos que anteponía su vida a sus valores. Y con los conocimientos de un Hacker futurista, de modo que logra acceder a Grid y manipular con trajes de la gente, creándoles la necesidad de ir a su concierto.

El punto de encuentro, Lifehouse, viene siendo como un sitio subterráneo y oscuro localizado en Londres. Bobby no era un chalado, aunque pudiera parecerlo, lo que pasa que en realidad conocía algo que el resto de mundo no tenía ni idea. Una idea y un estilo de vida ya muerto en el siglo XX, qué solo algún que otro viejo tendrá algún vago recuerdo en su cansada y manipulada mente de esa loca época. El Rock and Roll!

Dado este percal, los padres de Mary, con sus dos hijos deciden emprender un viaje al sur para encontrar a su hija. Pero realmente la buscan a ella? O buscan otra cosa? Quizás puede ser que estén buscando algo más, una forma de vida y una cultura ya olvidaba que en su interior desean con la ilusión de un niño. Desean reencontrarse con ellos mismo en un viaje espiritual viviendo la experiencia de un concierto de rock en un mundo tan plano y predecible como ese para volver a sentir un mínimo ápice de vida en sus cuerpos rodeados de hippies comeflores en trance? Pues yo creo que esa era la idea. O al menos lo que la mayoría de la gente debió sentir.

El gobierno actúa de la manera esperada, intentando evitar de todos modos que esta situación suceda y volver a hacer dormitar a la gente, pero ya es tarde para muchos. acudirían miles de personas al concierto mientras que otros tantos millones lo verían desde sus trajes. Esta subcultura de unos pocos que transitaban por los bosques con el rock and roll sonando levemente en su cabeza en segundo plano se iba a llevar a cabo. La gente iba a sentirlo. La gente iba a despertar…”

Bien, y ahora pensaréis que qué puta locura es esta, que no he contado ni el final. Sí es verdad que puede verse perfectamente como una crítica a la sociedad y a la forma de vida y como una posible realidad en la que desembocaría con estos niveles de control e incluso falta de libertad para ciertas cosas. Pero para la ciencia ficción, mezclarla con un género musical de esta forma le quita bastante seriedad.

El puntazo de esto es que el tema principal no es esta crítica ni la ciencia ficción, si no el viaje espiritual, el alcanzar el nirvana y transitar a un estado de paz, que en el texto representaría salir del mundo virtual controlado al extremo y llegar al mundo real. El nombre propio es Pete Townshend, el guitarrista de The Who. Él fue de los pioneros en el género de ópera rock, y esta obra, Lifehouse, sería su segunda. Hay que decir que, antes de meterse con esta, venía de un éxito absoluto con su obra anterior, y en esta ya venía con la idea de comerse el mundo. Todo esto transcurre a finales de la década de los sesenta en adelante.

Hay que decir que Townshend venía influenciado de las ideas espirituales de Meher Baba, de religión hindú, quien decía ser una especie de gurú, un mandado de dios en la Tierra vaya. Eso hay que removerlo con el interes de Townshend por la ciencia ficción y su pasión por la múscia e influencia del compositor de música minimalista Terry Riley para lograr entender el proyecto mayor que englobaría a esta obra. Y bien con esta historia como pretexto, Townshend pretendía alquilar por las noches el teatro Young Vic par realizar conciertos. Pero no conciertos normales, si no que buscada una forma de adaptar las diferentes personalidades de la gente y representarlas con música. Pretendía hacer perfiles y agrupar datos físicos, de personalidad y demás metadatos de la cada persona, para lograr crear una melodía única por medio de un sintetizador. Quería subir en cada concierto a una persona y con sus sintetizadores formar unos acordes únicos que consigan personificar musicalmente a la persona en cuestión.

Todo esto se quedó a las puertas… al principio sonaba bien, incuso se hablaba de una adaptación cinematográfica, pero no se llegó a entender qué es lo que era exactamente. La gente, los medios no sabían como encasillarla, y eso siempre pasa factura. Lo que no se entiende da miedo o al menos crea una sensación de incertidumbre y nerviosismo que no agrada del todo. Puede ser que el fallo de Townshend fuese que no supiera venderlo o que fuera una simple locura, o quizás que la gente de la época, de alguna manera, no estuviera preparada.

Por otra parte, la manera de representar música por parte de unos sintetizadores tomando metadatos de la gente tampoco tiene por que convencer a nadie, al menos para mí vaya. Me gustaría saber en que se basaron para dependiendo de los datos de cada uno saber que fecuencias o que clase de sonidos crear, es decir un poco el detalle lógico de esto.

Pero entonces que es lo que pretendo sacar de esto, puede perecer que mucho me cuesta sacar cosas positivas del proyecto, ópera teatralizada o como quieras considerarlo, pero la única verdad es que no pretendo dar simplemente datos de esta historia ni hacer un recorrido en la vida de Townshend ni criticar sus decisiones o su estilo de vida. Lo que si quiero destacar es el resultado, la grandeza de la energía con la que apreciaba la música, la cual lo llevó a ir más allá, creamos que fue eso y no su adicción a la cocaína y al caballo, reconocido por él mismo. Con lo de energía musical tampoco me refiero a su manera de mover el brazo como un molinillo o cuando enloquecía a romper la guitarra a golpes con el amplificador en pleno concierto. Lo que realmente miro es la increíble instrumentación de la que, para mí, puede que sea la mejor interpretacíon musical de todos los tiempos, tanto por lo que le precede, como por su inconfundible sonido de Baba O’Riley.

Mi único objetivo ha sido realzar esta pieza como cualquiera de vosotros alabaréis una canción que os guste, pero siempre me ha parecido curiosa la pequeña loca historia que la ha precedido.

Su intro con en sintetizador me parece extratosférica, así como el resto del tema en si. En un principio duraba 30 minutos, pero se adaptó, como muchas otras cosas de la ópera, con el fin de darle salida comercial. Por el nombre de la canción, ya habréis podido imaginar que los datos metidos en el sintetizador hayan sido los de su maestro espiritual hindú.

A todo esto concluir que lo que para Townshend ha sido uno de los mayores fracasos y depresiones de su vida, en realidad es un discazo llamado Who’s next, en el que se recopilaron las canciones de Lifehouse, el cual estoy seguro que muchos grupos estarían encantados de agenciarse la autoría de este. La victoria o el fracaso podrían considerarse relativos, al menos en este caso, aunque teniendo en cuenta la ambición y el tiempo invertido pueda crear frustración que no salga todo como uno quiere, pero en fin, hay demasiados factores como para controlarlos todos en el mundo.

 

 

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑